Tu belleza merece algunos sacrificios

Definitivamente, en la mayoría de las ocasiones, verse bien tiene su precio y no nos referimos precisamente al esfuerzo que se hace en el GYM o al contenernos de comer algo ¡no! nos referimos a situaciones incomodas que en su gran mayoría aparecen porque queremos vernos bien y sentirnos bien y, sin embargo, el universo de vez en cuando se alinea para hacernos pasar pequeñas vergüenzasen las que, con un exceso de dramatismo querríamos gritar “trágame tierra” pero que después pasan a convertirse en anécdotas que cuentas a tus amigos para hacerles reír y que, normalmente, comienzan con la frase “recuerdo la vez que…” y terminan con una sonora carcajada.

Recuerdas la vez que…

Resbalasteen tus tacones

CaidaMucho se nos ha dicho que no hay nada más elegante y sexy que una mujer con una  postura erguida, recta, segura; pues bien, en ocasiones, ese no es el caso de muchas de nosotras. Recuerda esa ocasión en la que tu posición fue más bien la de luchadora de artes marciales que ha sido derrotada y ha quedado tendida en la lona por culpa de un resbalón, lo peor de todo es esa fracción de segundo en la que sabes que has perdido el control e inevitablemente vas a caer, pero lo único que tu instinto y tu cerebro te gritan es: “vamos, haz algo para no caer” y ahí es cuando tratas de sacar tus reflejos que, más que de un ninja, son los reflejos de un bebé aprendiendo a camina y lo empeoras todo.

 

Recuerdas la vez que…

Tu labial fue el centro de atención.

Labial en los dientesDigamos que tienes una reunión en la que expondrás algún proyecto para algunas personas importantes de tu trabajo y es un día en el que te sientes confiada, segura de ti misma, nadie te puede detener. Empiezas a hablar de tu proyecto, les cuentas tus ideas y todo dentro de ti marcha bien, sin embargo, ves que nadie parece atender a una sola de tus  palabras, notas cierto malestar en tu público, es entonces cuando tu amiga en el fondo de la sala te hace una señal discreta: “tienes labial en tus dientes”, la confianza abandona la sala, la seguridad salta por la ventana y quedas tu allí en medio de todas las miradas… lo “bueno” de la historia es que te pones tan roja que ahora nadie se fija en el labial.

Recuerdas la vez que…

Pensaron que estabas embarazada.

primer-mes-de-embarazoEs un día maravilloso ydecides usar ese overol que no te pones hace mucho, vas a trabajar y todo marcha sobre ruedas. Cuando termina tu jornada y te diriges a casa, decides tomar el metro y, cuando ingresas, alguien mayor que tú te cede un asiento, al principio piensas que es porque debes parecer algo cansada y aceptas sentarte y cuando ya estas ubicada en tu asiento es cuando miras tu Outfit (pinta) y caes en cuenta que el puesto te lo cedieron porque pensaron que estabas embarazada y te dices a ti misma: “es la última vez que uso este overol”.

 

Recuerdas la vez que…

Tu tarjeta de crédito te jugó una mala pasada

Tarjeta de creditoHoy te levantaste con una gran sonrisa, te bañas y cuando sales de la ducha y te dispones a vestirte, encuentras que tu guardarropa necesita una actualización urgente, entonces vas hasta el centro comercial más cercano y empiezas a elegir las prendas que más te gustan (blusas, pantalones, jeans, vestidos de baño, ropa interior, chaquetas, accesorios, etc.) parece que vas a comprar toda la tienda, sin embargo, cuando llegas a la caja tu tarjeta de crédito parece decir: “un momento, parece que decidiste comprar pero no me consultaste antes” , el cajero que te encantó desde que estabas haciendo la fila dice: “Me temo que no podrá realizar su compra” y tú gritas para tus adentros: “Dios mío… ¿Qué hice para merecer esto?”.

 

Recuerdas la vez que…

El clima te hizo bullying

Sin bra

No es que seas una mujer que vaya por la vida sin sostén, sin embargo, hoy decidistequequerías sentirte tranquila, libre, sin ataduras y decides no llevar uno; es fin de semana así que tomas uno de tus libros y te vas al parque a leer sin antes mirar la meteo, llegas al parque y el día esta frío, y notas que no llevaste un suéter así que a través de tu blusa se comienza a ver tu pecho y te dices a ti misma: ¿podría tener algo más de mala suerte? y es en ese momento cuando inicia un torrencial e intempestivo aguacero que te deja lista para participar en un evento de camisetas mojadas; entonces vuelves a hablar para tus adentros: “no debí jugar con la Ley de Murphy”.

 

Recuerdas la vez que…

Saltabas como loca sin razón aparente

Hoy tienes la primera cita con un chico y quieres verte hermosa, por eso inicias tu Comezon uñas pintadasprotocolo de belleza en donde tus uñas son parte fundamental, por eso las arreglas, eliges el color de acuerdo a la pinta que quieres llevar y con máximo detenimiento las pintas para que queden hermosas, sin embargo, cuando estás a punto de terminar aparece el peor némesis de unas uñas recién pintadas: la comezón. Sabes que no puedes rascarte y por eso comienzas a frotarte contra cualquier cosa, empiezas a saltar de aquí para allá y en algún momento miras a tu alrededor y –esto es casi infalible- siempre habrá alguien con una sonrisa en el marco de tu puerta viendo el festival de piruetas del cual tú has sido protagonista; lo peor de todo es que al final no lograste controlar las ganas de rascarte y por eso te toca comenzar de nuevo.

FÁJATE

NUEVA IMAGEN, NUEVO CONTROL

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: